Si te cuesta encontrar el bolígrafo negro entre la montaña de papel de tu escritorio, o hace tiempo que perdiste de vista aquella libreta que guardaste en algún archivador, probablemente implementar las 5S en tu oficina sea lo que necesites para mejorar el flujo de trabajo y olvidarte de los agobios innecesarios.

Esta metodología japonesa puede ayudarnos a aumentar la productividad en espacios de trabajo y acabar con los tiempos perdidos mientras localizamos todo lo necesario para trabajar en un proyecto. Además, también contribuirá a reducir el estrés de los empleados. Pero, ¿quieres saber en qué consiste y, sobre todo cómo aplicarla? ¡Sigue leyendo y te lo contamos todo!

¿En qué consiste esta metodología?

La metodología de las 5S no es otra cosa que una técnica de gestión japonesa, que debe su nombre a las distintas partes que la conforman: Seiri, Seitón, Seiso, Seiketsu y Shitsuke. Estas palabras, traducidas del japonés, se corresponden con los términos clasificar, ordenar, limpiar, estandarizar y mantener. 

Por ello, estos 5 pasos nos serán de gran ayuda para organizar y mantener este orden en cualquier oficina, facilitando así los procesos de trabajo y contando con espacios más organizados e inspiradores.

¿Cómo implementar las 5S en una oficina?

Para implementar las 5S en una oficina de forma efectiva, en primer lugar debemos reunir todos los objetos y documentos existentes, y deshacernos de aquellos que no nos sean de utilidad. Tras habernos quedado con lo imprescindible, es el momento de categorizar: Dejar a mano todo aquello que conlleve un uso diario, y almacenar lo secundario para evitar que nos entorpezca. Para esto, contar con un buen mobiliario de almacenaje para oficinas es imprescindible.

El tercer paso consiste en la limpieza de todos los rincones, además de reparar cualquier objeto que se encuentre en estado de deterioro. Una vez realizado, será el momento de estandarizar este orden: crearemos patrones para que, cuando contemos con un elemento nuevo, sepamos exactamente cómo organizarlo.

Por último, la fase final es la de mantener todo lo realizado. Para ello, podemos realizar revisiones periódicas y comprobar que continuamos con el orden correcto, corrigiendo aquellas cosas que puedan haber surgido en el tiempo.

Una vez hemos terminado de implementar las 5S en la oficina, podremos disfrutar de beneficios como un aumento de la productividad, reducción del estrés o mejora del ambiente de trabajo. Si necesitas renovar tu mobiliario de oficina para comenzar un cambio real, no dudes en consultarnos. ¡Estaremos encantados de ayudarte!