Antes de comprarte una silla de oficina, tienes que tener en cuenta una serie de aspectos que garanticen la ergonomía de la silla. El concepto de ergonomía, explica la disciplina encargada del diseño de lugares de trabajo de modo que coincidan con las características fisiológicas de las personas. Principalmente, se busca la optimización de tres elementos (humano, máquina y ambiente).

Según la Asociación internacional de ergonomía, “La ergonomía, es la disciplina científica relacionada con la comprensión de las interacciones entre los seres humanos y los elementos de un sistema, y la profesión que aplica teoría, principios, datos y métodos de diseño para optimizar el bienestar humano y todo el desempeño del sistema” IEA

El ministerio de trabajo y asuntos sociales del gobierno de España ha creado un decálogo de buenas prácticas ergonómicas a tener en cuenta en los espacios de trabajo. Si vamos a adquirir una silla de oficina, según este decálogo, tenemos que tener en cuenta aspectos como la altura del plano de trabajo, las dimensiones del puesto o el espacio reservado para las piernas. La elección de la silla dependerá del trabajo realizado aunque existen una serie de estándares a tener en cuenta a la hora de adquirirla.

El asiento debe ser regulable en altura entre 380 y 500 mm, la anchura debe estar entre los 400 y los 450 mm, la profundidad tiene que oscilar entre los 380 y los 420 mm y el acolchado además de ser transpirable, debe de estar recubierto de una tela flexible y transpirable.

El respaldo, tiene que ser regulable en altura e inclinación para conseguir un apoyo correcto de las vértebras lumbares. Debemos buscar respaldos que no sean basculantes en jornadas que superen las cinco horas para evitar entrar en posturas de compresión de columna y abdomen.  Las dimensiones recomendadas son las siguientes:

  • Anchura: 400 y 450 mm
  • Altura: 250 y 300 mm
  • Ajuste en altura: 150 y 250 mm

silla de oficina

La base de apoyo, debe garantizar la estabilidad de la silla. Es fundamental que cuente con al menos cinco brazos con ruedas que permitan el movimiento del trabajador dentro del puesto de trabajo.

Los apoyabrazos, deben ayudar a mantener una postura cómoda formando un ángulo de 90 grados cuando escribimos en el ordenador. Es aconsejable optar por modelos de silla que nos permitan variar la altura y la posición de los apoyabrazos.En Tramas, contamos con una serie de sillas de oficina en nuestro catálogo con las mejores garantías ergonómicas para que la comodidad en el espacio de trabajo sea la ideal según los estándares marcados por las organizaciones internacionales y el ministerio de trabajo.