El uso de especies naturales como musgos, plantas o flores estabilizadas permite ir más allá de una estética realista, llenando de vida cualquier espacio interior ya que no necesitan ni agua ni luz solar para mantenerse frescas. Este escaso mantenimiento ayuda, además, a crear entornos más sostenibles y prácticos para quienes los habitan o gestionan.

  • No necesita riego.
  • No alérgeno, no emite CO2
  • Material fonoabsorbente, reordena el ruido o sonidos en su ubicación.
  • Mantener la tasa de humedad ambiental entre el 40% y el 70%.
  • Preservar de fuentes de calor o frío.
  • No necesita exposición solar.
  • Uso exclusivo en interiores.